shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View Cart Check Out

EN BREVE, UN RECUPERADO GAVRIL BALINT, EMITIRÁ UN COMUNICADO PÚBLICO

/JIDB/  Satisfactorias noticias respecto a la evolución del estado de salud de nuestro jugador emblemático, en los años gloriosos del Real Burgos, Gavril Pelé Balint. El ex mundialista y campeón de Europa con el FC Steaua, fue dado de alta en el hospital de Bucarest hace dos semanas, capital en la que sufrió un infarto el pasado día 21 de septiembre.

Se encuentra bien, animado, paseando y acostumbrándose a su nuevo estilo de vida más relajada, en las que el adelgazamiento y las caminatas tendrán especial relevancia. Ha reducido la intensidad de sus participaciones en los medios de comunicación y televisiones rumanas. En breve, el mítico vampiro del área emitirá un video o comunicado para agradecer públicamente todas las atenciones y el interés mostrado desde Burgos y desde la entidad franjipardilla por su recuperación.

En el Real Burgos militó las temporadas 1990/91, 1991/92, 1992/93. Jugó un total de 83 partidos, anotando 28 goles (10 + 12 + 6), y convirtiéndose en el máximo goleador rojipardo en Primera. Transformó los ocho penaltis que lanzó, lo que contribuye determinantemente a que el cuadro pardicarmesí  sea el equipo que tiene un mejor coeficiente de penaltis transformados en Primera División: un 90,91%.  En sus tres temporadas en la élite los jugadores franjipardos lanzaron once penas máximas y solo fallaron una.  Gavril Balint (8) y Enrique Ayúcar (2) anotaron todos sus lanzamientos.

¡¡GRACIAS BALINT!!

El rumano Gavril Balint llegó a la Cabeza de Castilla a finales del mes de agosto del año 1990.  Llamaba la atención por su corte de pelo casi al cero, al proceder del FC Steaua de Bucarest, equipo del ejército rumano. Pero muy pronto lo que destacaron por encima de todo fueron sus cualidades futbolísticas: regates en corto, taconazos, y goles, muchos goles … casi todos golazos y su enorme carisma y simpatía.  El primer año formó un fabuloso tándem de ataque junto a Pedrag Juric, que traía en jaque a las zagas rivales.  La siguiente temporada, Juric se le “atravesó” a Novoa, y la vanguardia mágica se rompió para siempre.  Aún así finalizó de nuevo como máximo goleador del cuadro pardicarmesí, y se convertía en el estandarte del Real Burgos que estuvo acariciando Europa.

En su tercera campaña reventó su rodilla derecha, y tras padecer sendas intervenciones quirúrgicas, apenas jugó un tercio de la Liga, siendo otra de las múltiples contrariedades que padeció la escuadra rojipardilla.  Balint luchó hasta el límite pero pudo definitivamente más la maldita rodilla que su corazón, muy a su pesar, porque Gabi estaba plenamente identificado con los colores pardo y carmesí y se encontraba tan a gusto en este suelo bendito de Burgos que ya lo había convertido casi en su definitivo hogar.

En su último gesto de generosidad hacia el Real Burgos, decidió renunciar a los importes económicos que le correspondían por los dos años que acababa de renovar su vinculación con el club burgalés. Además fue de los primeros en adquirir acciones de la entonces recién constituida SAD.  El  vampiro del área ha sido junto a Pedrag Juric, el jugador que más galvanizó a la afición burgalesa en los legendarios años que jugamos en la máxima categoría. ¿Cuando volveremos ver fútbol de tanta calidad como el que nacía de sus borceguíes?.

Balint, jugador carismático, seguimos recordando tu simpatía, tu clase, tu calidad y tus goles (incluso hasta tus pinitos musicales tocando el saxofón) en estas Tierras del Cid no acostumbradas a ello.  Desde la grada, en las frías tardes de fútbol modesto se continuará escuchando: ¡¡Balint, Balint!!

Esta última parte del texto, ¡¡GRACIAS BALINT!!, adaptada de la sección deportiva “DESDE LA GRADA” (de Jesús Ignacio Delgado Barriuso) de la Revista mensual “CÍRCULO JOVEN”, publicada en el mes de octubre de 1993.

 

 

 

Leave a Reply