El Real Burgos C.F. SAD jugará en Tercera División esta temporada

Tras no pocos avatares, el Juzgado de Instancia número 5 de Valladolid, ha estimado la media cautelar presentada por el Real Burgos C.F. SAD por la que se solicitaba que el equipo burgalés mantuviese la categoría, en tanto se resuelve el contencioso por el aplazamiento del partido frente a la Arandina.

Así, el auto acuerda adoptar “la medida cautelar solicitada por el Real Burgos CF SAD, contra la Federación de Fútbol de Castilla y León, consistente en el mantenimiento e inscripción del Real Burgos en el Grupo VIII de Tercera División de la Liga Nacional de Fútbol, incluyéndole a la hora de elaborar y conformar el grupo y el calendario de competición para la temporada 18/19, entre aquellos que han de disputar la misma”.

La rocambolesca historia arranca en el enfrentamiento que ambas escuadras burgalesas tenían que disputar el pasado mes de abril en el artificial de San Amaro. La Federación, decidió aplazar este encuentro debido a que la Arandina tenía a tres de sus jugadores comprometidos con la selección regional.

Pero el reglamento es tajante al respecto y la modificación de los calendarios sólo puede llevarse a cabo por causas de fuerza mayor. Este aplazamiento era relevante, ya que el conjunto de la ribereño vendría a Burgos con su plantilla mermada. Pero, además, el aplazamiento obligaba a los rojipardillos a jugar 3 partidos en 7 días, contra Bembibre, Arandina y Zamora, a falta de una jornada para finalizar el campeonato. Una situación que el Real Burgos denunció desde el minuto 1 y que obtuvo su respuesta semanas después del propio aplazamiento.

Se dio la circunstancia de que el equipo burgalés quedó en los puestos de descenso a falta por un solo partido, que bien podría haber sido el que jugó contra la Arandina o provocado por el exceso de partidos en poco tiempo.

En tanto que se resuelve si la Federación Territorial actuó bien o mal al aplazar el partido correspondiente a la jornada 32 de la liga, el Real Burgos solicitó mantener, de manera cautelar, la categoría. Y es que, si el resultado de ese procedimiento fuese positivo para el Real Burgos, el daño de haber descendido al equipo sería irreparable.

El auto recoge también la posibilidad de que los equipos que se consideren afectados por este cambio, pueden ejercer cualquier acción contra la Federación Territorial de Castilla y León, a la que considera responsable de este desaguisado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *