shopping-bag 0
Items : 0
Subtotal : 0,00
View Cart Check Out

30º ANIVERSARIO DEL ASCENSO A PRIMERA DIVISIÓN: PARTIDO DE VUELTA DE LA COPA DEL REY

ESPLÉNDIDO JUEGO E INJUSTA ELIMINACIÓN EN «ATOCHA»: REAL SOCIEDAD  1  REAL BURGOS  1
Por: Jesús Ignacio Delgado Barriuso

/JIDB/   Coincidiendo con la fecha de hoy, 21 de septiembre, hace 30 años, el Real Burgos con tremendo orgullo y superioridad estuvo a punto de repetir en el viejo y mítico Estadio de «Atocha», en la actualidad inexistente, las hazañas de la Copa del Rey de la temporada 1985/86, militando en Segunda «B» en la que tumbó al CA Osasuna de Primera, y casi elimina en «El Plantío» en octavos, tras la prórroga al Real Zaragoza que finalmente fue el Campeón (más detalles en la sección Recuerdos en Rojo y Pardo pinchando aquí http://realburgos.es/primera-gesta-del-real-burgos-en-la-copa-del-rey/). El combinado franjipardo comenzó a ser Matagigantes mucho antes de que le sobrenombraran de esa manera cuando debutó en Primera División.

La Real Sociedad, como ya indiqué en el primer artículo dedicado a esta eliminatoria, era uno de los principales equipos españoles de la década de los 80 del siglo XX: además de los dos títulos de Liga de  los años 1981 y 1982, había sido Campeona de la Copa del Rey la temporada 1986/87, derrotando en la final al Atlético de Madrid y finalista la siguiente campaña 1988/89, perdiendo ante el FC Barcelona.

Celebrado el jueves, día 21 de septiembre de 1989. Estadio de “Atocha”, a partir de las 20:00 horas. Espectadores: 12.000. Los autobuses puestos a disposición de los aficionados burgaleses para viajar a San Sebastián costaban 1.000 pesetas (6 €) y salieron a las 16:00 horas.

Real Sociedad: González, Larrañaga, Bengoechea, Górriz, Gajate, Mújica(Loinaz, m.46), Aguirre, Villabona, Lumbreras, Fuentes y Goicoechea (Lasa, m.63)

Real Burgos CF: Bastón, Francis, Portela, Ribera, Chelis (Tamayo, m.84), Asensio, Barbaric, Villarroya (Llabrés, m 84), Magdaleno, Peña y Juric.

Árbitro: Martín Navarrete (Colegio Andaluz). Tarjetas amarillas para Górriz, Gajate y Asensio. Omitió un clarísimo penalti sobre Pedrag Juric con el 0-1, por agarrón de Górriz

A lo largo del encuentro fueron innumerables las ocasiones de Barbaric, Villarroya, Peña y Juric que podían haber propiciado un clarísimo marcador favorable. El croata Barbaric, se resarció de su fallo en el penalti de las viejas «Gaunas», dando muestras de su indudable calidad, convirtiéndose en el cerebro de la exhibición pardicarmesí y haciendo desaparecer a Larrañaga del centro del campo.La escuadra rojipardilla se adelantaba en el minuto 34, equilibrando la eliminatoria. José Luis Fernández Chelis saca de banda sobre Ivica Barbaric, quien en jugada personal elabora un centro sobre la izquierda para Manolo Peña que ante la salida de González le bate con un tiro raso y cruzado. Hasta el minuto 77 no logró empatar la Real Sociedad al lanzar una falta desde la banda derecha por mediación de Villabona, rematando Loinaz de cabeza. Tras el gol del empate donostiarra las acometidas franjipardas alcanzaron tanta frecuencia e intensidad que los jugadores locales tuvieron que emplearse muy a fondo para contenerlas. La afición local no daba crédito a sus propios ojos: estaban siendo vapuleados por el Líder de Segunda. El Real Burgos había realizado todos los méritos para superar la eliminatoria.

La Real alcanzó los cuartos de final, siendo eliminada por el FC Barcelona, que resultó Campeón. En la Liga, que ganó el Real Madrid quedó en 5º puesto, clasificándose un año más para la Copa de la Uefa.

Los elogios de los periodistas de La Bella Easo fueron múltiples: «Vemos al Real Burgos en Primera División»,  «La Segunda División tiene Líder para rato» …

Pedro Sarráiz Pesa en «Diario de Burgos» destacaba en titulares: «El Real Burgos y el árbitro perdonaron a la Real Sociedad».  En una columna recuadrada de su crónica añadía: «La actuación del conjunto castellano fue de tal superioridad sobre el donostiarra, cacareado por todos los periódicos deportivos nacionales, que con solo un poco de fortuna el tanteo hubiera sido de escándalo para los visitantes, que de esta forma se anotaban claramente dos de los tres rounds del combate, primero y tercero, para ser nulo o con ligera ventaja a los puntos para la Real en el segundo».

La edición local del rotativo «Diario 16» había empezado a editarse el día 20 de septiembre de 1989, y el periodista de «Diario 16 Burgos» Francisco José Hidalgo, publicaba el titular siguiente: «Soberano encuentro del Real Burgos». En el mismo periódico El Marques del Huerto, alias del llorado poeta y profesor burgalés Tino Barriuso escribía, en su sección «Extraño en el Paraíso» una columna que tituló «E sueño de una noche de casi verano», de la que entresaco lo siguiente: «Son las ocho de la tarde y todo parece posible. Han demostrado los donostiarras un exquisito manejo del balón en los despachos y los burgaleses una no menos exquisita conducta en esa zona. En el fondo de nosotros hay una luz, crepuscular si se quiere, de confianza en las huestes de San Miguel Bastón,  el arcángel gallego de manso como penínsulas. El equipo blanquiazul de San Sebastián ha demostrado una prudente, y acaso justificada, desconfianza en las posibilidades de su equipo ante este huracán que proviene del desierto de Segunda y que se llama Real Burgos».

En el breve resumen del telediario de la Primera cadena del día siguiente, daban cuenta del repaso del once pardicarmesí sobre los donostiarras, y de los pocos merecimientos donostiarras para decantar la eliminatoria a su favor, en estos términos: «El conjunto castellano planteó un partido muy serio y complicó las cosas a una Real que, salvo en contadas ocasiones, ofreció un pobre espectáculo a sus seguidores».

José Antonio Naya accedió a la sala de prensa con los el rostro cubierto de lágrimas, por motivo de las muchas felicitaciones que había recibido en su recorrido desde el banquillo hasta la sal de prensa, y declarada: «La Real Sociedad no ha sido superior, ya lo dije al término del partido en Logroño que por qué no iba a ganar en Atocha y he estado a punto de conseguirlo».

Un caballeroso y elegante Marco Antonio Boronat afirmaba que: “El Real Burgos es el ganador moral de la eliminatoria, una victoria moral que como todas deja un sabor agridulce, agrio porque nunca es agradable perder cuando se han hecho méritos sobrados en el terreno de juego, y dulce porque el Real Burgos de esta temporada ha plantado cara a un Primera División ganándole un partido, que luego perdió en los despachos, y empatando en nuestro feudo. Con este juego y ese espíritu va ser muy difícil frenar a este equipo”.

La expedición pardicarmesí después del partido pernoctó en Cestona, en el Hotel Arocena y regresó a las 10:00 de la mañana del día siguiente.

Texto y Documentación: Jesús Ignacio Delgado Barriuso                                                                                                                              Real Burgos CF·SAD                                                                                                                                                                                          Área de Comunicación y Eventos

 ¡¡AUPA REAL BURGOS!!                                                                                                                                ¡¡ADELANTE MATAGIGANTES!!

 

Leave a Reply